Reflexión del Dia: 4 de Diciembre



PRIMER PASO
ADMITIMOS QUE ERAMOS IMPOTENTES ANTE LA VIDA DE LOS DEMAS Y QUE NUESTRAS VIDAS SE HABIAN VUELTO INGOBERNABLES. (Primer Paso de CoDA).

La primera vez que escuché este Paso, no lo entendí. No comprendí. Se me hizo confuso, amenazante y falso. ¿Impotente sobre la vida de los demás? Mi vida ¿ingobernable?
Creía estar en completo control de mí misma y de los demás. Pensaba que no existía circunstancia o sentimiento alguno, por sobrecogedor o agobiante que fuera, que no pudiera manejar mediante mi pura fuerza de voluntad. Creía que controlar todo era lo que se esperaba de mí. Era mi obligación. Sólo así podía sobrevivir. Y también pensaba que mi vida era mucho más gobernable que la vida de los demás, hasta que miré dentro de mí misma. Fue entonces cuando descubrí la corriente subterránea de miedo, ira, dolor, soledad, vacio y necesidades insatisfechas que me había dominado la mayor parte de mi vida.
Ahí fue cuando dejé de mirar hacia otros el tiempo suficiente para poder contemplar el estado de cosas en mi propia vida.
Fue entonces cuando comencé a encontrar una vida propia y a vivirla.

«No sabía ni de poder ni de impotencia» dijo Mary, al hablar del Primer Paso. «Ser víctima o estar en control era como yo entendía el poder. Si era yo impotente, entonces alguien más estaba en control».
Ahora podemos aprender una manera mejor de poseer nuestro propio poder que ser víctimas o controladores. Empieza al admitir y aceptar la verdad acerca de nosotros mismos y de nuestras relaciones.
Somos impotentes ante la vida de los demás. Cuando intentamos ejercer poder donde carecemos de él, nuestra vida se vuelve ingobernable en algún nivel.

(Melody Beattie de su Guía de Doce Pasos).

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: