Reflexión del Dia: 10 de Diciembre



PRIMER PASO: «ADMITIMOS QUE ERAMOS IMPOTENTES ANTE LA VIDA DE LOS DEMÁS Y QUE NUESTRAS VIDAS SE HABÍAN VUELTO INGOBERNABLES». (Primer Paso de CoDA).
El Primer Paso es el Paso que nos ayuda a comenzar a desapegarnos: un concepto de recuperación que significa que soltamos y nos desprendemos de los demás, con amor cuando sea posible.
Este Paso nos ayuda a identificar el uso adecuado y el abuso de nuestra fuerza de voluntad. Comenzamos a sentir en vez de huir de nuestras emociones. Identificamos cómo nos hemos desatendido, para poder amarnos mejor en cualquier circunstancia. Es un Primer Paso hacia nuestra desvictimización, de dejar de ser víctimas de otros, de nosotros
mismos, de la vida.
Este es el Paso del Desapego.
Este Paso tiene que ver con límites. Aprendemos nuestros límites y alcances, y nuestras responsabilidades. Aprendemos a identificar lo que sí podemos hacer, y lo que no. Aprendemos a identificar cuándo estamos tratando de hacer lo imposible o tratando de hacer aquello que no nos corresponde.

Luego, dejamos de hacer lo imposible y dirigimos nuestra atención hacia lo posible: vivir nuestra propia vida, cuidar de nosotros mismos, percibir y responder adecuadamente a nuestros sentimientos. Podemos amarnos a nosotros mismos y a otros, sin sentir la necesidad apabullante de controlar y manipularlos, a ellos y sus circunstancias, a nuestro gusto. Con frecuencia, este Paso nos conecta con nuestros sentimientos de miedo, dolor, vergüenza.
Nos pone en contacto con la tristeza. Al principio, este Paso puede parecer sombrío y aterrador. No tiene que ser así por mucho tiempo. Nos rinde impotentes ante lo que no podemos controlar, para que podamos poseer nuestro propio poder. En cuanto aceptemos cualquier pérdida o área de impotencia que encaramos, estamos libres para sentir y manejar nuestros sentimientos, y luego, avanzar en la vida.
Daremos este Paso cuando estemos listos. Cuando estemos agotados, cuando hayamos hechos todos nuestros intentos por manejar y controlar, cuando estemos cansados de sentirnos locos y de dar batallas que no podemos ganar,entonces nos rendiremos. Cuando sea el momento, este Paso nos encontrará y hará su trabajo en nosotros.
Déjalo. Deja que nos traiga a casa. Deja que nos quite el peso de controlar y sentirnos responsables de otros. Deja que penetre la paz, el alivio y el confort de este Paso.
Suelta. Desapégate del miedo. Desapégate de la necesidad de controlar. Miremos hacia nosotros mismos y permitámonos ser nosotros mismos. Deja de esforzarte tanto y de hacer tanto cuando ese hacer tanto no funciona.
Amémonos y aceptémonos tal como somos, sin importar nuestras circunstancias presentes. La respuesta vendrá, pero no por esforzarnos más. La respuesta vendrá con el desapego.
Somos impotentes ante la vida de los demás y nuestra vida se ha vuelto ingobernable. Por ahora, eso es todo lo que necesitamos saber. Eso es quienes somos y con eso basta.
Sensibilízate a las sensaciones de impotencia e ingobernabilidad. Experimenta como se sienten a
nivel manifiesto y a otro nivel más sutil.
Demos este Paso al principio de la recuperación. Luego, volvamos a darlo cuando se necesite.
Démoslo cuando las locuras codependientes se manifiestan. Démoslo cuando creamos que las cosas se salieron de control y que nuestras vidas son un error. Démoslo cuando nos encontramos cuidando de otros y preguntándonos si tenemos el derecho de cuidar de nosotros mismos.
Démoslo cuando comenzamos a desatender nuestros sentimientos. Démoslo cuando comenzamos a obsesionar acerca de otros o preocuparnos por nuestro futuro o el futuro de otro. Démoslo cuando comencemos a creer que otros controlan nuestra felicidad.
Démoslo cuando nos abandonemos.
Démoslo cuando nos atoremos.
Cuando ya no sabemos qué hacer, podemos dar este Paso.
Piénsalo. Déjalo penetrar. Dejemos que este Paso nos defina y defina nuestras circunstancias pasadas y presentes. Dejemos que nos sane, ayude y conforte. Siempre nos regresa a casa: a nosotros mismos, a la realidad, al aprendizaje espiritual de las circunstancias presentes.

(Melody Beattie de su Guía de los Doce Pasos).

También te podría gustar...

Deja un comentario