Reflexión del Dia: 4 de Enero



ADMITIMOS ANTE DIOS, ANTE NOSOTROS MISMOS, Y ANTE OTRO SER HUMANO, LA NATURALEZA EXACTA DE NUESTROS DEFECTOS (Quinto Paso de CoDA).
HONESTIDAD DIARIA
Otra parte de este Paso, además de hacer una cita y dar un Quinto Paso formal, es aprender a ser apropiadamente vulnerable y honesto con otros acerca de nosotros mismos. Al principio de este capítulo, hablé de mis Quintos Pasos formales, donde admití ante alguien lo que había hecho mal. Estos fueron difíciles, aterradores. Pero algo para mí aún más difícil y aterrador fue aprender a ser honesta acerca de quién soy con otros y conmigo misma en forma cotidiana.
Es fácil mostrar mis cualidades. Es fácil hablar con otros cuando me siento bien. En mi recuperación de la codependencia he aprendido que debo hacer algo más. Para conservarme saludable, necesito hablar con otros y mostrar ese lado de mí misma que prefería no mostrar: la parte que es débil, que siente miedo, y que tiene necesidades, incluyendo necesidad de las personas. Necesito mostrar la parte de mí que se enoja, tiene sentimientos, y que no se las sabe «de todas, todas» ni es perfecta.
Mucha de mi codependencia se centraba en ser perfecta. Cuando me siento así, me enloquezco. Escondo mi lado imperfecto de mí misma y de los demás. Cuando siento que está equivocado tener sentimientos, evado mis sentimientos y por supuesto no los comparto con otros. Mucha de mi codependencia se centraba en no poder identificar mis propias necesidades y responsabilizarme de éstas. Mucho de mi recuperación estuvo en aprender a reconocer esas necesidades y admitirlas a los demás.
Una necesidad que he aprendido quetengo es de mostrarme, el verdadero yo, a los demás, abierta y honestamente. Esto no es fácil, pero estoy aprendiendo. Es más fácil ser la que ayuda
que la que pide ayuda.
Pero es bueno para el alma aprender a pedir ayuda cuando necesitamos hacerlo. No molestamos.
No somos una carga.
He aprendido que entre más me permito reconocer mis verdaderas necesidades, menos «necesitada» (en un sentido negativo) soy. Cuando me responsabilizo de mis propias necesidades, éstas dejan de controlarme. Cuando me respeto lo suficiente para escucharme acerca de lo que necesito, y luego me responsabilizo de ello (ya sea llamar a un amigo y hablar de lo que siento, darme un descanso y salir a caminar, ir de vacaciones, quedarme en la cama un sábado por la mañana viendo caricaturas, o darme un buen baño caliente), me vuelvo más funcional.
Desde que he trabajado mis Quintos Pasos formales, he aprendido paulatinamente a abrirme con los demás. Estoy aprendiendo que mi verdadera fortaleza reside en la vulnerabilidad.
También he aprendido algo más. Hasta que esté dispuesta completamente a aceptar quién soy, qué siento, qué quiero, y qué me digo a mí misma, no podré alcanzar la intimidad. Cuando esté dispuesta a arriesgarme con las personas de la misma forma en que lo hice cuando entré al cuarto para hacer mi Quinto Paso, entonces tendré el tipo de relaciones que busco.
No hablo de confesar mis pecados a las personas. Estoy hablando de compartir mi secreto más profundo: quién soy yo.
El no revelarme a mí misma dentro de mis relaciones estáresultando ser la forma más efectiva de controlarlas. Si no te digo cómo me siento, qué quiero, qué pienso, entonces quizá te caiga bien.
Si me convierto en quien tú quieres que sea, si no hago olas, si no poseo mi propio poder, entonces te caeré bien. Luego podré controlar la relación. Esta es una ilusión. Cuando no revelo quien soy, mis relaciones se convierten en superficiales, y mi verdadero yo saldrá a la larga de todas formas. Para cuando esto suceda, estaré resentida, enojada, y necesitada. No funciona suspender nuestra vida por nadie.
«He hecho un Quinto Paso formal, pero ahora hago Quintos Pasos pequeños con mis amistades,» dijo Judy. «Esto lo hago revelándoles quién soy en verdad. Trato de mantenerme al corriente.»
Si queremos desmontar los muros en nuestras relaciones, necesitamos quitar nuestros propios muros. Ese es un uso efectivo y apropiado de nuestro poder.

(Melody Beattie de su Guía de los Doce Pasos).

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: