Meditacion 13 de Enero… Nutriéndonos



Muchos de nosotros hemos estado tan privados de la crianza que creemos que es tonto o autoindulgente. Nutrirse no es tonto ni autoindulgente; Es como mostramos amor por nosotros mismos. Para eso estamos luchando en la recuperación: una relación amorosa con nosotros mismos que funcione, para que podamos tener relaciones amorosas con otros que funcionan.
Cuando nos lastimamos, nos preguntamos qué necesitamos para ayudarnos a sentirnos mejor. Cuando nos sentimos solos, nos acercamos a alguien seguro. Sin sentir que somos una carga, permitimos que esa persona esté ahí para nosotros.
Descansamos cuando estamos cansados; come cuando tengamos hambre; Diviértete o relájate cuando nuestros espíritus necesitan un ascensor. Nutrirse significa darnos regalos: un viaje al salón de belleza o peluquería, un masaje, un libro, una chaqueta nueva, un traje o vestido nuevo. Significa un baño largo y caliente para olvidar nuestros problemas y el mundo por unos momentos en los que se sentiría bien.
Aprendemos a ser amables con nosotros mismos y abrirnos a la crianza que los demás tienen para ofrecernos.
Como parte de cuidarnos a nosotros mismos, nos permitimos dar y recibir un toque positivo: un toque que nos parece apropiado, un contacto que es seguro. Rechazamos el toque que no se siente bien o seguro y no es positivo.
Aprendemos a darnos lo que necesitamos de una manera amable, cariñosa y compasiva. Hacemos esto con el entendimiento de que no nos hará perezosos mimados, egocéntricos o narcisistas. Las personas nutridas son efectivas en su trabajo y en sus relaciones.
Aprenderemos a sentirnos amados por nosotros mismos tanto que realmente podemos amar a los demás y dejar que ellos nos amen.

«Hoy me nutriré. También estaré abierto a la crianza que puedo dar a otros y recibir de ellos».

(Melody Beattie de su Libro El Lenguaje del Adiós-Serie de Meditaciones).

También te podría gustar...

Deja un comentario