Reflexión del Dia: 2 de Diciembre

Melody Beattie, en su Libro «Ya no seas Codependiente» reafirma que el codependiente desgasta su cuerpo y emociones pretendiendo rescatar a los otros, sin resultados. Solo podemos cambiarnos a nosotros mismos, lo demás es una ilusión.

Si deseas conocer mas sobre esta Autora/Consejera y particularmente con referencia a este Libro visita la Web de Amazon y adquierelo por esta vía.

Reflexiona sobre esto:

Lo que no funciona es el rescate. “Es como tratar de atrapar mariposas con un palo de escoba”. El rescate nos deja confundidos y perplejos cada vez que lo hacemos. Es una reacción autodestructiva, otra manera por medio de la cual los codependientes se apegan a la gente y se desapegan de sí mismos. Es otra forma de tratar de controlar, pero en vez de conseguirlo resultamos controlados por la gente. Ser cuidador es una relación padre-hijo poco sana, a veces entre dos adultos complacientes, a veces entre un adulto y un niño.
El cuidar despierta la ira. Los cuidadores se vuelven padres iracundos, amigos iracundos, amantes iracundos. Podemos volvernos cristianos insatisfechos, frustrados y confundidos. Las personas a quienes ayudamos son o se convierten en víctimas desvalidas y enojadas. Los cuidadores se vuelven víctimas.

Mi Reflexión: El codependiente se embarca en un drama permanente, así vive controlando-reaccionando-controlando. Desgasta su energía física y su aparato psicológico se altera. Es importante recalcar que rescatar-cuidar hace que vivamos reaccionando a todo y por todo, y lamentablemente es ilusorio pensar que vamos a cambiar las conductas, sentimientos, pensamientos de los demás. Llegó el momento de concientizar esto y abocarnos al cuidado de nosotros mismos, esa tarea si es válida y productiva para nuestra salud física-emocional y espiritual. (Apha).

¿Eres un rescatador permanente? ¿Has intentado, con resultados positivos, salir de ese círculo? Comparte tus vivencias acá.

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: