Reflexión del Dia: 10 de Junio

Melody Beattie, en su Libro Ya no seas Codependiente refiere que el codependiente debe llegar a aceptarse tal cual es, con debilidades y fortalezas.

Si deseas conocer mas sobre esta Autora/Consejera y particularmente con referencia a este Libro visita la Web de Amazon y adquierelo por esta vía.

Reflexiona sobre ésto:

Aceptación no significa adaptación. No significa resignación ante el lamentable y mísero estado en que están las cosas. No significa aceptar o tolerar ningún tipo de abuso.
Significa, en el momento presente, que reconocemos y aceptamos nuestras circunstancias, incluyéndonos a nosotros mismos y a las personas en nuestras vidas, tal y como somos nosotros y ellas. Sólo desde tal estado poseemos la paz y la capacidad para evaluar esas circunstancias, hacer los cambios adecuados y resolver nuestros problemas. Una persona de quien se abusa no tomará las decisiones necesarias para detener ese abuso hasta que él o ella lo reconozcan. La persona debe entonces dejar de pretender que el abuso de alguna manera terminará mágicamente, dejar de pretender que no existe, o dejar de poner pretextos de por qué existe.
En un estado de aceptación somos capaces de responder con responsabilidad hacia nuestro entorno. En este estado recibimos el poder para cambiar las cosas que podemos cambiar. Los alcohólicos no pueden dejar de beber hasta que aceptan su impotencia ante el alcohol y ante su alcoholismo. Las personas con trastornos en su manera de comer no pueden solucionar sus problemas con la comida hasta que aceptan su impotencia ante la comida. Los codependientes no podemos cambiar hasta que aceptamos nuestras características codependientes, nuestra impotencia ante la gente, ante el alcoholismo y ante otras circunstancias que tan desesperadamente hemos tratado de controlar. La aceptación es la más grande paradoja: no podemos cambiar hasta que aceptemos la manera de ser que tenemos.

Reflexión: La clave para mantener una relación satisfactoria y enriquecedora con los demás consiste en tomarse en cuenta y respetarse a sí mismo. Las personas confunden querer a otro con sacrificar sus sueños, deseos y hasta su identidad con el fin de complacerle. Esto es algo que, con frecuencia, se presenta en las relaciones que mantenemos con los amigos, con la familia y con nuestra pareja. Cada vez que tratamos de aparentar ser quien en realidad no somos -y que escondemos nuestros verdaderos sentimientos, gustos y necesidades-, nos saboteamos la posibilidad de ser felices realmente. (Maytte Sepulveda). Sigue leyendo aquí

Estas esforzándote por alcanzar la aceptación de tí mismo? Comparte acá.

También te podría gustar...

Deja un comentario