Superar la Codependencia

Oct13_295 (1)

Hay una inmensa sabiduría en la Oración de la Serenidad, de los Grupos de 12 Pasos y dice:

“Dios dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, valor para cambiar las que sí puedo y
sabiduría para distinguir la diferencia”.

Lo que NO podemos cambiar es al otro, su conducta, sus pensamientos, sus sentimientos. Lo que podemos cambiar es a nosotros mismos, nuestros pensamientos, sentimientos y acciones.
Pistas para superarla:
. Trabajar en sanar nuestros sentimientos: Los sentimientos son nuestra brújula interna, que nos indican necesidades y al cubrirlas llegamos a la plenitud.
. Educar la mente: si nos damos cuenta, la mayoría de las veces nuestra mente, nuestros pensamientos se encuentran en el futuro (temiendo o deseando algo que creemos va a suceder) o en el pasado (con resentimientos o añoranzas). Al poner la atención en nuestros sentidos, vivimos el presente. Cuidar al “monito borracho” de nuestra mente que va de pensamiento en pensamiento. La mayoría de las veces que sufrimos, lo hacemos gratis: existe sólo en nuestra mente, no en la realidad. Por ejemplo, tu hijo, marido, quedó en estar en casa a determinada hora y no ha llegado.
Tú empiezas a imaginar que le ha pasado lo peor y sufres tremendamente. Con cada pensamiento de sufrimiento tu cuerpo segrega cantidad de toxinas que te envenenan. Pasan las horas y él llega sano y salvo. Tu sufrimiento se cambia en coraje y todas esas horas de dolor fueron gratuitas: te lo imaginaste, pero no pasó en realidad.
Educar la mente, es aprender a observarla, a detenerla y a decidir qué clase de pensamientos decides tener y cuáles no.
. Creer en los hechos, no en las palabras: a menos que los hechos respalden que puedas creer en las palabras.
. Cubrir nuestras necesidades: Las necesidades que queremos que alguien nos cubra, sean materiales o afectivas, cubrirlas nosotros. Cuando queremos que alguien haga algo positivo, preguntarnos si no somos nosotros quienes lo queremos hacer.
. Poner a los demás y a nosotros mismos los límites que necesitamos: hay señales, como si de un semáforo rojo se tratara, que nos indican cuando necesitamos marcar límites: cuando nos sentimos victimados, abusados, enojados, cuando nos quejamos y lamentamos, es hora de marcar límites y de ver qué límites hemos traspasado.
. Escucharnos: escuchar nuestros pensamientos, nuestros sentimientos, nuestros sueños, anhelos, gustos. Escuchar nuestro cuerpo. Observar cómo respondemos.
. Desarrollar la autoestima: trabajando en nuestras imperfecciones y potencializando los dones que tenemos.
. Crecer espiritualmente: Buscando constantemente la “magia” de la vida, descubriendo al Creador Supremo, viéndolo en mil cosas. Trabajando en las imperfecciones, limitaciones, en nuestra parte “oscura”.
. Cuidar de nosotros, sin importar qué suceda y con quién estemos: conocer y ejercer nuestros derechos personales. Somos la única persona con la que estaremos toda nuestra vida a cada instante, por lo tanto, somos a quien más necesitamos cuidar.
. Desapegarnos, desprendiéndonos del cuidado obsesivo por otros, para hacerlo por nosotros mismos: en el desprendimiento hay mucho amor y respeto; respeto a tu capacidad de crecer, a tu capacidad de manejar tus problemas,
al modo como quieres vivir tu vida, y amor, amor a tu única individualidad, amor a la esencia del ser que eres. En el desprendimiento cambiamos la energía hacia nosotros: Dejamos de meter la mano en responsabilidades de otros y empezamos a hacernos cargo de nuestras responsabilidades: explorar nuestros sentimientos, satisfacer nuestras
necesidades y luchar por nuestros derechos teniendo límites claros. El desprendimiento es el primer paso hacia la desvictimización, dejamos de ser víctimas de otros, de nosotros mismos, de nuestra historia personal, de la vida. Nos hace ver nuestra impotencia ante lo que no podemos controlar, para que recuperemos nuestro poder personal.

“Dejar ir” es permitir a los otros, que se hagan responsables de sus vidas.
”Dejar ir”, es no criticar y manejar a alguien, sino convertirme en lo que sueño ser.

(Tomado del Libro: LIBÉRATE DE SER REDENTORA de Berenice Sáinz Gómez)
tumblr_mqq4ivpL641st5lhmo1_1280

También te podría gustar...

3 de Respuestas

  1. Helen dice:

    Para mi lo primero fue admitir que necesitaba ayuda, y para eso tuve que tener el deseo de parar ese apego compulsivo codependiente.
    Y necesité centrarme primero en este punto :
    – DESAPEGARNOS , desprenderse de la obsesion por otros : Que en mi caso como lo llamamos es «dejar de codepender». Necesité plantearme querer PARAR ese apego compulsivo. Poder parar es el primer paso de empezar el desprendimiento del apego compulsivo codependiente.
    Pues para mi desprenderse es sinónimo de parar. Cuado consigo pararlo puedo empezar el camino de dejar de sufrir y dejar de controlar y poder centrarme en una sobriedad en la codependencia. para mi esa sobriedad es dejar ese control y esa compulsion de apego y que me permite poder dejar de sufrir en las relaciones y poder comenzar a tener relaciones saludables conmigo misma y con lo demás. Pero para poder parar la compulsion de apego codependiente , necesito ayuda , pues sola es muy muy dificil , pues el apego era muy fuerte. Con ayuda de otros codependientes que desean justo la misma recuperacion y el mismo deseo de parar la compulsion y desear tener relaciones sanas , es justo con esa ayuda como podemos salir adelante y ser todos mas fuertes , el apoyo mutuo es fuerza para salir adelante.
    El desprendimiento es el primer paso hacia la desvictimización, dejamos de ser víctimas de otros, de nosotros mismos, de nuestra historia personal, de la vida.
    Y justo con ese desprendimiento , como dice el libro Azul de Codependientes Anónimos en el priemr paso , que justo va de parar ese apego , habola de dejar de culpar a los demas. Mi apego compulsivo lo que tenía era eso. Yo dependia de la lealtad y el cariño de los demás. depositaba altisimas expectativas y buscaba agradar a los demas para que estos mismos me dieran afecto como premio. Pero ese premio dependia en el 50% de la respuesta de los demas. Asi que al contrario de un alcoholico , mi ansiado premio que era un premio falso , no siempre tenia la garanti al 100% , por lo tanto era frustrante. Si el alcohol , te daba la patada despues con depresiones , la codependencia solia hacerlo al instante con una palabra de rechazo por parte de la otra persona a la que tanto el codependiente anhelaba su amor y lealtad y carño. Es decir que el trastazo solias pegartelo en el instante. Y eso te llebaba a la frustración de forma inmediata y te llevaba a codepender mas todavia. asi se agravaba , y por eso habia que plantearse el parar ese apego compulsivo y esa espiral de sufrimiento, y es tan duro y devastador la codependencia , que solamente con ayuda se puede , pues solo es muy dificil y muy duro. Se necesita ayuda para salir de la codependencia, pues es una enfermedad progresiva.
    Al desear parar la codependencia y ver que el daño venia de mi hacia mi , dejé de culpar a los demas y eso me hizo dejar de ser victima , y darme cuenta de que es grave y hay que pararlo de raiz. Y poner todo el empeño en la recuperacion para salir adelante con el apoyo y ayuda de los compañeros del grupo y de CODA. Tambien se puede compaguinar con ayuda profesional. Yo tengo mi base con CODA y luego puedo complementar con ayuda profesional si creo que es necesario tambien. Pues hay casos mas graves que tienen que hacer ambas cosas , todo depende de lo que se necesite y todo suma siempre.
    Nunca sustituyas , y siempre añade recursos de ayuda.
    Y a partir de desear esta ayuda empiezo a hacer el primer punto que habla el texto, que es el de trabajar para sanar mi sentimientos.

  2. Norma dice:

    Hola, esto es maravilloso, pero para mí es realmente difícil, por la necesidad de ser amada o simplemente que vean que existo, pero gracias porque existe esta página, que me a ayudado bastante y llego cuando más lo necesitaba.
    Saludos

    • Helen dice:

      Comprendo lo que dices Norma. Yo tambien me he movido mucho por la tremenda necesidad de ser amada o aceptada , buscar que los otros sepan que existo y si me rechazaban o no me llamaban ni formaba parte de un grupo de amigos , entonces me sentia muy sola y muy triste y solamente sentia mi vacio afectivo.
      Yo buscaba entonces tapar ese vacio que sentia y buscaba y deseaba enormemente buscar ser amaba , buscar ser aprobada , bucar pertenecer a un grupo de amigos , todo para tapar mi sufrimientoy no querer verme a mi misma. Y esa busqueda de aprobacion era lo unico que tenia en mi pensamiento y eso era mi codependencia.
      Yo como comente quise parar este anhelo , esta busqueda de todo hacia fuera y empece a ver que necesitaba ayuda para mi. Yo te suguiero que busques ayuda , pues ya estas dando pasos como es poder nutrirte de la sabiduria y la ayuda de este blog ! Tambien te sugiero que pruebes a ir a un grupo de Codependientes Anónimos , pues buscar en tu ciudad , pues justamente en los grupos de Codependientes Anónimos ( CoDA ) va de ayudarnos mutuamente a salir de la codependencia y se habla de todos estos temas que puedes leer en este blog.
      Web de Codependientes Anonimos :
      http://spanish.coda.org/
      Mucha suerte 🙂

Deja un comentario