Meditacion 5 de Mayo… Afirmate a ti mismo



Cuando comencé a volar y saltar en paracaídas, me encontré a mí mismo hurgando inadecuadamente con nuevos roles o partes de mí mismo. Cuando comencé a escribir, me encontré buscando a tientas esa parte de mí mismo. Quiero ser escritor, creo, pero no lo soy, al menos no todavía. Tengo que publicar esta cantidad de libros y esta cantidad de buenas críticas primero.
Puede llevar años y muchos éxitos en cualquier área nueva en nuestras vidas antes de poder decirnos con confianza a nosotros mismos y a los demás, lo soy. Soy un buceador de cielo. Soy piloto. Soy un escritor. Oh, el poder de esas palabras que soy .
Puede que no tengas mucha experiencia de crianza si tu primer hijo nació la semana pasada, pero eres madre. Todavía no tenía mi medallón de diez años, pero el primer día de mi recuperación pude decir honestamente: «Soy un adicto en recuperación y alcohólico».
¿En quién o en qué te quieres convertir? ¿Un buen padre? Una persona sobria y en recuperación? ¿Una buena novia, novio o cónyuge? ¿Quieres ser feliz, pacífico, tolerante? No espere hasta tener éxito para decirse que es eso. Comienza diciendo que eres lo que quieres ser en lugar de reforzar las palabras que yo no soy. Sí, tienes mucho que aprender. Sí, hay formas de seguir ese camino. Y es posible que aún no seas competente ni experto. Pero no tienes que decir esas dos pequeñas palabras que soy.
Ayuda a crear la nueva parte de tu personalidad usando y afirmando esas poderosas palabras que soy. Luego mira como emerge una nueva parte de ti mismo.
«Dios, ayúdame a usar mis poderes creativos para crear una vida mejor y más plena. Ayúdame a usar las palabras que soy para crear lo que tú y yo queremos que sea.»
Actividad: Crea tus propias afirmaciones. Cada uno tenemos su propio camino a seguir; cada uno tenemos diferentes necesidades en diferentes momentos. Elige un área de tu vida en la que estés trabajando. Luego concédete una afirmación que te ayude a crear la nueva realidad que estás trabajando duro para crear. Las dos primeras palabras de la afirmación deben ser Yo soy . Diga esta afirmación en voz alta siete veces mirándose en el espejo. Haga esto tres veces al día, una vez en la mañana, una vez al mediodía y una antes de retirarse por la noche. Haga esto durante veintiún días consecutivos, sin perder un día, o hasta que ya no necesite decirlo en voz alta porque lo crea.

(Melody Beattie de su Libro Mas del Lenguaje del Adiós).

También te podría gustar...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: